viernes, 27 de abril de 2012

Diccionario de la novela boliviana

Elías Blanco (foto Página Siete)

Hoy se presenta la obra del autor Elías Blanco "Diccionario de novelistas bolivianos", un aporte a la cultura literaria del país, dice la nota:
La información sobre 918 novelas y 491 novelistas bolivianos, desde 1834 hasta 2012, fue registrada en el Diccionario de novelistas bolivianos, el nuevo trabajo del periodista cultural Elías Blanco Mamani. La obra, que es el resultado de 20 años de investigación, será presentada por su autor esta noche en el Centro Simón I. Patiño de La Paz y comentada por el literato Omar Rocha y el bibliógrafo José Roberto Arce. Según Blanco, el diccionario presenta biografías de los autores ordenadas alfabéticamente, además de síntesis de sus novelas y también comentarios sobre su obra general extraídos de importantes textos críticos como los escritos por Augusto Guzmán , Werner Gutttentag y Juan Quirós, entre otros. “La intención de este trabajo es valorar el patrimonio novelístico que tenemos y cuando se habla de patrimonio, es importante tener el dato de la fuente, la referencia o la documentación registradas, porque es importante saber cuántos somos, quiénes somos y qué hemos escrito”, afirma Blanco. Sobre esta publicación, el literato Omar Rocha dice que se trata de uno de los trabajos más importantes de registro y ordenamiento de la novela boliviana. “No solamente es uno de los trabajos más completos sobre lo que se ha publicado en novela en la historia de Bolivia, sino que hay indicaciones con comentarios críticos, referencias de sus fuentes y también reseñas de las novelas”, explica el literato. El trabajo es el segundo de una serie de diccionarios culturales especializados por áreas, que sigue a la publicación dedicada a los poetas bolivianos y que precede a los trabajos sobre cuentistas, dramaturgos y ensayistas que Blanco proyecta publicar en los próximos años. Fuente de estudio Según Rocha, a partir de los datos que ofrece, esta publicación puede ser una importante fuente de estudio para investigadores y literatos. Por ejemplo, Blanco asegura que de la publicación se pueden extractar datos referidos a la primera novela boliviana publicada en 1834, la cantidad de novelas por año, los porcentajes de novelistas varones y mujeres, entre otras estadísticas. Blanco explica que el trabajo de registro permite concluir que en los primeros 100 años de la novela boliviana ( 1834 - 1934) se publicaron 87 obras. En cambio entre 1935 y 2012 se publicaron 831 novelas, es decir, un promedio de diez obras de ficción al año. Asimismo, Blanco afirma que 2009 fue el año en que más novelas se publicaron con 34 obras, al que le siguen 2010 con 30 novelas y 2008 con 27 ficciones. El investigador asegura que los escritores que más novelas han publicado son el cruceño Wolfango Montes Vanucci, con 16 obras, y el tarijeño Gonzalo Lema, con 12. “Más del 80% de los novelistas bolivianos son varones”, informa . Además, el también periodista cultural Elías Blanco consigna en su listado novelas inéditas de autores como José Ballivián, Julio de la Vega y la poeta Blanca Wiethüchter.

jueves, 26 de abril de 2012

Premio Anagrama de Ensayo para José Ovejero



El escritor español José Ovejero con su obra "La ética de la crueldad" se hizo ganador del Premio Anagrama de Ensayo 2012, dice la nota de El País:
La sociedad es tan insensible que quizá la única manera de zarandearla es a partir de una cierta crueldad que le haga darse de bruces con sus miserias y su conformismo. A ese tipo de crueldad, justa y necesaria al parecer, es a la que el escritor José Ovejero fija su mirada en La ética de la crueldad, con la que acaba de obtener el 40 premio Anagrama de ensayo (y los 8.000 euros de dotación). La que es la segunda incursión en el ensayo (tras Escritores delincuentes) y el quinto premio de este polifacético escritor arrancó de una conferencia que impartió él mismo en la Universidad de Pensilvania sobre el exceso de la crueldad expresiva en la obra de arte, de la que el propio autor había dejado rastros en novelas como Un mal año para Miki y La comedia salvaje. “Me interesa esa crueldad que nos hace dudar, que rompe con el zapear de nuestra vida, el que nos saca de la insensibilidad y nos lleva a mirar de otra manera la vidas”, dice el ganador, que califica ese tipo de crueldad de “necesaria, de las que contribuyen a nuestro aprendizaje”. Si bien Ovejero (Madrid, 1958) aborda ese aspecto en ámbitos como el cine y el teatro (como la obra de Peter Handke Insultos al público), es el peso de esa crueldad en la literatura donde disecciona con mayor profundidad. Para ello, escoge siete novelas que serían a su entender paradigmáticas de esa crueldad necesaria, como son El astillero (Onetti), Meridiano de sangre (Cormac McCarthy), Auto de fe (Canetti), Historia del ojo (Bataille) Tiempo de silencio (Luis Martín Santos) y dos obras de la Nobel Jelinek: Deseo y La pianista. El libro, que aparecerá publicado a mediados del próximo mayo, ha dejado como finalista a Atlas portátil de Amércia Latina, de la argentina Graciela Speranza, documentadísimo repaso a la globalización del arte en esa área zona, que Anagrama publicará en septiembre.
Más información en:

Biografía del autor
Página oficial del autor
Anagrama
Premio Anagrama de Ensayo
La noticia en Público.es
Universal de México

E libr qu no p ede esper r

El libro que no puede esperar (Foto Revista Ñ)

El título del post no contiene ningún error tipográfico ni ortográfico, es el título de un experimento realizado por Editorial Eterna Cadencia de Buenos Aires, dice la nota de Revista Ñ:
“E libr qu no p ede esper r”. No es un error de tipeo ni uno de sus jueguitos que circulan por las redes sociales para probar que las personas no leen letra por letra sino palabras dentro de un contexto. Es el título, tal como figura en tapa, de un experimento editorial pergeñado entre Eterna Cadencia y la agencia de publicidad DraftFCB para crear un libro con un contenido que desaparezca en un plazo máximo de dos meses. Párrafo por párrafo, cuento por cuento, prólogo y créditos, como en un pase de magia. Este ejemplar perecedero, cuya tinta es fucsia y huele a algún tipo de solvente (la fórmula es secreta, aunque se sabe que se imprimió en serigrafía en lugar de offset), fue creado con una intención evidente: que el lector lo lea rápido. Que no lo arrumbe entre una pila de novedades o en la biblioteca, confiado en esa frase que alguna vez pronunciara Pedro Mairal de que “los libros te esperan”. En este caso el que no lee, pierde. En poco tiempo tendrá un cuaderno de hojas lisas en lugar de un libro. Para efectuar la prueba –de eso se trata, al fin y al cabo– se eligió la antología de cuentos de escritores jóvenes latinoamericanos “El futuro no es nuestro”, a cargo del peruano Diego Trelles Paz, que ya se había publicado en versión tradicional en 2009. Y no por casualidad. “Los autores jóvenes necesitan del boca a boca para ser conocidos y publicar tal vez un segundo libro. Necesitan ser leídos”, dijo Javier Campopiano, director de la agencia DraftFCB durante la presentación. Silvia Hopenhayn, a su lado, convocada para decir unas palabras, aclaró que todo el asunto está vinculado más con el “orden de la experiencia que con el de la acumulación”. Antes de que la conferencia terminara y todos fueran a por las “tangibles medialunas” de invitación, parte del público cuestionó por qué no se había ido elegido un libro que no se hubiera impreso antes. Y de esa manera transformar el experimento en una verdadera performance. Finalmente, un consejo para los que logren hacerse de un ejemplar (próximamente en Eterna Cadencia a un precio simbólico): el proceso se desencadena en el minuto cero, apenas se extrae el libro de la bolsa. Cuanto más se exponga a la luz, más rápido desaparecerá. Eso lo convierte en un libro ideal para leer en el subte y en uno muy desaconsejable para la playa.
Eterna Cadencia

miércoles, 25 de abril de 2012

Publicadas cartas de Juan Ramón Jiménez

520 cartas, de las cuales 236 son inéditas, escritas por el autor de "Platero y yo", fueron  publicadas por la Residencia de Estudiantes, dice la nota:
520 cartas -de ellas, 236 inéditas- escritas por el poeta español Juan Ramón Jiménez entre 1916 y 1936 fueron publicadas ayer en Madrid en el segundo tomo de la correspondencia del autor titulado Epistolario II. En su colección, el libro presenta un mosaico de la vida literaria y cultural española de la primera mitad del siglo XX, de la generación del 98, de la del 27, la de la Edad de Plata. Editado por la madrileña Residencia de Estudiantes, el libro contiene correspondencia del poeta con personajes como Federico García Lorca, Unamuno, Ortega y Gasset, Machado, Sorrolla, Cernuda, Guillén, Salinas, Valle Inclán, Bergamín, Cernuda, Azorín, Alberto Jiménez Fraud o Paul Valéry, entre muchos otros. El primer volumen de la correspondencia del poeta se publicó en 2006, con todo el material inédito desde 1898 hasta 1916, una edición que demostraba lo importante que eran las cartas para el escritor, que las consideraba otra forma de hacer poesía y memoria. Y si en ese primer volumen se mostraba a un joven poeta que llegaba a la Residencia de Estudiantes de Madrid, en este segundo volumen el lector encuentra a un Juan Ramón pletórico con sus obras de mayor madurez, según el editor Jesús Alegre, quien lleva trabajando años en este proyecto junto a la familia del poeta. “En este periodo están sus obras más importantes, que comienza con su viaje para casarse y Diario de un poeta recién casado, y sigue con Eternidades o Piedra y cielo”, añade Alegre al describir la obra.
Más información en:
Biografía
Fundación Zenobia Juan Ramon Jiménez

martes, 24 de abril de 2012

Se entregó el Premio Cervantes a Nicanor Parra

Nieto de Parra recibiendo el Premio de manos del Príncipe de Asturias (Foto Nuevo Herald)

El día de ayer le fue entregado el Premio Cervantes al antipoeta Nicanor Parra, la ceremonia estuvo marcada por la ausencia del Rey Juan Carlos I (cadera rota por cacería de elefantes) y del propio Parra, en su lugar estuvieron el Príncipe de Asturias (con larga espera para el reinado) y el nieto del antipoeta Cristóbal Ugarte. Dice la nota de La Tercera de Chile:
Entre las decenas de llamadas telefónicas que ayer buscaban comunicarse con Nicanor Parra, solo una lo logró. Al mediodía desde Madrid, Cristóbal Ugarte, a quien apodó “Tololo”, llamaba a su abuelo para decirle que estaba hecho: pocas horas antes, vestido de gala y escoltado por dos guardias reales, había recogido en su nombre el Premio Miguel de Cervantes de las manos del príncipe Felipe. Día frío y tranquilo en Las Cruces. Muy temprano, el antipoeta fue junto a su hija Catalina a comprar el diario. De ida manejó ella, de vuelta él iba al volante de su Volkswagen escarabajo. “Buena la palabra del príncipe”, le dijo a un periodista que le informó que había sido definido como “rupturista”. Luego, vino el ya clásico silencio de Parra ante la prensa. De gorro de lana y bastón, cerró el pequeño portón de su casa, donde desde el año pasado se lee un grafiti: “Don Nica al Nobel”. Más tarde, su nieta Isabel Soler contó a La Tercera que su abuelo estaba feliz y muy atento a los artículos que la prensa le ha dedicado. En los últimos días, contó, mantuvo contacto permanente con su hija Colombina y “Tololo”, allá en Madrid. El domingo envió los últimos ajustes a las palabras leídas en la Universidad Alcalá de Henares. Sin la presencia de Parra ni tampoco del rey Juan Carlos, la ceremonia del Cervantes fue protagonizada por “Tololo”, quien leyó acompañado por la clásica máquina de escribir Underwood de su abuelo. Partió informando que Parra pedía una prórroga para entregar su discurso. Una prórroga de mínimo un año. “Don Quijote no cabe en un fin de semana”, leyó citando palabras que horas antes le había confiado el poeta. “Tololo” siguió con la lectura de un puñado de antipoemas, entre los que incluyó Soliloquio del individuo, La seriedad con el ceño fruncido y El hombre imaginario. El arranque fue con un texto inédito titulado ¿Esperaba este premio?: “No / Los premios son / Como las Dulcineas del Toboso / Mientras + pensamos en ellas / + lejanas / + sordas / + enigmáticas / Los premios son para los espíritus libres / Y para los amigos del jurado / Chanfle / No contaban con mi astucia”. Para el final, Tololo aseguró que en esos momentos su abuelo en Las Cruces se formulaba una pregunta que ya se la había adelantado a este diario: “¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes? / Claro que sí / Por qué / X un libro que estoy x escribir”. En la ceremonia, además de Colombina y su hija Julieta, también estaba otro hijo del poeta, Ricardo Chamaco Parra, el ministro de Cultura Luciano Cruz-Coke, el poeta Raúl Zurita, el director de The Clinic Patricio Fernández y el crítico y curador de las Obras Completas y algo + de Parra, Ignacio Echeverría, quien llegó acompañado de la cantante estadounidense Patti Smith. “Me gusta la poesía de Parra porque es rebelde y humana”, dijo la madrina del punk neoyorquino que a inicios de año estuvo a punto de visitar Chile a propósito de su fanatismo por Parra y Roberto Bolaño. En Alcalá de Henares, Smith estuvo con la familia Parra antes y después de la ceremonia. Rumbo al Nobel “A Parra aún le faltan muchos premios por recibir”, dijo ayer Cruz-Coke minutos después de la ceremonia. No hablaba por hablar: el Consejo de Cultura es parte de una nueva nominación al Nobel de Literatura del autor de Poemas y antipoemas coordinada por la Universidad Diego Portales. Nominado muchas veces antes, la primera en 1972, esta vez Parra tiene a su favor el ruido del Cervantes. Y un eco que, entre otras actividades, incluirá una exposición en España de sus trabajos plásticos. Precisamente en este viaje, Colombina Parra junto a la productora Morgana Rodríguez cerrarán un trato para montar una muestra en Madrid inspirada en Obras Públicas, la exposición parriana de 2006 en el Centro Cultural La Moneda. Esta semana se definirá el lugar y la fecha. Sobre el Nobel, el 28 de enero fue entregada a la Academia Sueca un dossier de Parra, elaborado por Rodrigo Rojas, director de la Escuela Creativa de la UDP. Se incluyen textos sobre su antipoesía, obras completas, traducciones y textos de los académicos Julio Ortega, de la Universidad de Brown, e Ilan Stevens, del Amherst College. El 7 de julio, en tanto, el Consejo del Libro, la UDP y el Instituto Cervantes unirán fuerzas y realizarán en Estocolmo un seminario en torno a Parra. La agenda de hoy de “Tololo” sigue en torno al Premio Cervantes: depositará en la llamada Caja de las Letras del Instituto Cervantes, la máquina de escribir de su abuelo. La acompaña una carta de Parra cuyo contenido solo puede ser revelado después de 50 años.
Más información en:
Página oficial del Premio Cervantes
Premio Cervantes
Fallo del Jurado

¿Cómo autografiar un e-book?

Lo bello de los libros en papel es la posibilidad de recibir un autografo del escritor, la pregunta es ¿cómo se autografía en los e-books?, dice la nota de La Razón:
El manual para la promoción de los libros incluye el ritual de la firma por el autor en las ferias o en la presentación del libro. Con el e-book parece que no se puede emplear la misma mercadotecnia que que se utiliza para aquellas obras impresas en papel. ¿Cómo se firma un libro electrónico? Para incorporar la tradicional dedicatoria manuscrita al ‘e-book’, el año pasado Autography lanzó un sistema por el cual el autor se coloca junto al lector para hacerse una foto. Posteriormente, el autor dedica la foto desde el iPad y le envía al lector por correo electrónico un enlace para descargarla e introducirla en el ‘e-book’. Para todo el proceso se emplean más de dos minutos. Así que en una hora se pueden firmar alrededor de 20 ejemplares. Espacios. La firma electrónica de e-books puede resultar más interesante cuando no hace falta que el autor y el lector coincidan en el mismo espacio físico. Marc R. Soto ha ideado un método más sencillo que el de Autography. Con la ayuda de un iPen, un bolígrafo para iPad, Soto dedica los libros desde su casa como el que ha firmado para los lectores de Sin Tinta. “La experiencia de dedicar libros está funcionando bien, teniendo en cuenta la pequeñísima cantidad de libros que vendo. Hasta la fecha habré dedicado unos 10 ejemplares de El hombre divergente y otros tantos de Un buen tipo. Para mí lo más satisfactorio es saber que tengo seguidores al otro lado del charco desde hace tiempo que pueden tener un ejemplar dedicado, algo que de otro modo sería imposible”. En función de la demanda, la tecnología más pronto que tarde proporcionará nuevas soluciones para continuar con la tradición.

Espacio Patiño expone libros históricos

Raza de Bronce de Alcides Arguedas

El Espacio Patiño expone una muestra de libros históricos, raros y curiosos, entre ellos muchos clásicos de la literatura boliviana, dice la nota de Página Siete:

Editada en 1935, El martirio de un civilizado, de Eduardo Anze Matienzo, una de las primeras novelas escritas después de la Guerra del Chaco, es uno de los tesoros que guarda el Centro de Documentación en Artes y Literaturas Latinoamericanas (Cedoal). “Ésta podría ser la primera novela sobre la Guerra del Chaco, pues se escribió apenas terminó la contienda”, dijo Ludmila Zeballos, directora del Cedoal. El libro que tiene una tapa ilustrada con unos soldados y que fue publicado en Buenos Aires por la Editorial Tor, es una de las piezas centrales de la muestra de “joyas bibliográficas” para la que los funcioanrios del Cedoal -dependiente del Espacio Simón I. Patiño- seleccionaron 150 de los 22.000 títulos que componen su repositorio. La muestra definida como una “selección de libros de patrimoniales, raros y curiosos” será inaugurada hoy, a las 19:00, en la Sala de Lectura del Cedoal, ubicada en el edificio Guayaquil de la calle Ecuador. “Otro de nuestros tesoros, resalta Zeballos, es un ejemplar de la primera edición de Juan de la Rosa, de Nataniel Aguirre, editado en 1885. En la colección también hay una segunda edición de Raza de Bronce, de Alcides Arguedas, que data de 1919. Además hay una publicación de 1911 de Pueblo Enfermo, del mismo autor . Publicada en 1828, Odas, de Franz Tamayo, es otro de los tesoros bibliográficos. Con una tapa vistosa y de relieve, hecho de cartón y material de reciclaje, un libro de poemas sin título forma parte de la selección de los libros raros. Y entre las obras curiosas están El quijote mestizo, de Alfredo Sanjinés, que narra una historia novelada de Belzu y Melgarejo. También destacan la primera versión de Warisata, de 1962, una colección de obras de Nataniel Aguirre, editada en 1911, en París, además el libro Edipo Rey, con una versión poética de Gregorio Reynolds, entre muchas otras “joyas” que están disponibles para los amantes de la literatura y la investigación. 
Más información en:
Espacio Patiño
Fundación Patiño

lunes, 23 de abril de 2012

Premio Azorín de Novela para escritora española

La escritora madrileña Almudena de Arteaga es galardonada con el Premio Azorín de Novela. Dice la nota de El Mundo de España:

La obra 'Capricho', de la escritora Almudena de Arteaga, ha sido galardonada con el Premio Azorín de Novela, dotado con 68.000 euros y convocado por la Diputación de Alicante y la editorial Planeta. La novela recorre en tono de intriga el convulso Madrid de principios del siglo XIX, donde una aristócrata, mecenas del pintor Francisco de Goya, lucha por desvelar los misterios que encierra un célebre lienzo, según ha desvelado la propia escritora madrileña. El fallo del jurado ha sido dado a conocer en el transcurso de un modesto acto celebrado en el nuevo auditorio de la ciudad de Alicante y al que han asistido representantes de la vida cultural, social y política de esta provincia. El jurado de la trigésimo sexta edición de este galardón ha elegido el trabajo de Almudena de Arteaga de entre las diez obras, de las 99 presentadas, que habían llegado a la final. Escritores como Gonzalo Torrente Ballester, Luis Antonio de Villena, Luis Racionero, Jesús Ferrero, Dulce Chacón, Luisa Castro, Javier García, Ángela Becerra o Manuel Mira han sido algunos de los ganadores de este premio en ediciones anteriores, que el año pasado recayó en la escritora y periodista Pepa Roma por la obra "Indian Express", de la que se han vendido en torno a los 10.000 ejemplares.
Más información en:

Biografía
Premio Azorín
Boletín del Premio en Planeta Libros
Fragmento de la obra "Capricho"

Editorial Juventud cumple 66 años

Uno de los clásicos bolivianos publicado por la editorial

Editorial "Juventud" (Bolivia), cumple 66 años de servicio a las letras paceñas y bolivianas, batallando en los últimos años contra la piratería, dice la nota:
En 1946, Rafael Urquizo emprendió el desafío de editar y mandar a imprimir varios libros de autores nacionales. Nada lo detuvo. Ese año puso los primeros cimientos para crear la librería editorial Juventud, una de las más antiguas del país. En sus años de oro, por los 70, fue una de las más cotizadas. Hoy en día, por culpa de la piratería, detuvo la impresión de algunas de sus obras, pero a pesar de todo sigue vigente. “La venta ha decaído mucho, la piratería nos ha hecho bolsa. Seguimos adelante gracias a la demanda de los libros de clásicos de la literatura boliviana, pero ya no con la misma fuerza de antes”, confiesa Gróver Paco Vargas, administrador de la librería, ubicada en una galería del edificio Asbún (planta baja), calle Mercado. Paco, quien trabaja seis años en el cargo, cuenta que entre los clásicos de la literatura nacional que más se venden están La Chaskañawi, La niña de sus ojos, Raza de bronce, Socavones de angustia y En las tierras del Potosí. Antes vendían entre 30 y 40 libros por día y hoy sólo unos cinco o seis, según revela Paco a Página Siete, que visitó la librería por el Día del Libro. Nada es igual. En los buenos tiempos, hasta 1982, Juventud mantuvo una producción anual de 30 títulos de obras con un tiraje global promedio de 150 mil ejemplares, según expresa la recopilación bibliográfica del periodista Elías Blanco. A pesar de que Juventud atesora un catálogo de 680 títulos de obras de autores nacionales, la mayoría ya no se edita ni tampoco se imprime por falta de recursos. “Algunos de nuestros títulos ya se agotaron, pero como la piratería nos ha copiado, tuvimos que parar la impresión”, explica Paco. Además confiesa que es una verdadera decepción ver cómo en las calles venden copias piratas de los que antes fueron sus autores más vendidos. Antes tenían una gran demanda, en especial de los colegiales, de su colección de obras teatrales de autores como Raúl Salmón, Juan Barrera y Adolfo Mier River. Incluso personajes del teatro nacional, como David Santalla y Hugo Pozo, desistieron de publicar sus obras con la editorial por la piratería. “Teníamos que elaborar sus libros, pero ya no quieren, se desaniman por culpa de la piratería”, cuenta Paco. Protesta y dice que otros autores exitosos de la editorial, como Antonio Díaz Villamil, Alipio Valencia Vega y Fernando Díaz de Medina, ya fueron copiados por la piratería. En sus años de oro, Juventud corría con todos los gastos de la edición y el proceso de producción de una obra. Ahora sólo ayuda a los autores con asesoramiento para hacer el diseño de la tapa, las ilustraciones y la corrección, pero el escritor tiene que pagar la impresión de sus obras. Desde su creación, una de las características de la editorial Juventud siempre fue ofrecer libros hechos en formatos sencillos y a bajo costo. Esa filosofía sigue vigente y ofertan obras desde cinco, diez, 15 y hasta 25 bolivianos. La colección Historia de Bolivia es la más costosa de Juventud; vale 200 bolivianos y contiene cinco tomos. Con una tapa a colores y el texto impreso en páginas de papel sábana, La Chaskañawi, que cuesta 16 bolivianos, según calcula Paco, ya fue reimpresa unas 50 veces. Ésta es una de las obras que ayuda a subsistir a la editorial.

Día Mundial del Libro

Hoy se celebra el Día Mundial del Libro, dice la nota de Página Siete:

Con diferentes actividades se recuerda hoy el Día Nacional y Mundial del Libro, del Idioma y de los Derechos de Autor, fecha instituida en homenaje a la obra de los célebres escritores Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakeaspeare e inca Garcilaso de la Vega. En la mañana de hoy se realizará un acto central en el auditorio del Ministerio de Culturas con la participación de autoridades del Estado Plurinacional, según la información de esa cartera del Estado. “En la noche se llevará a cabo la sesión de honor de los clubes del libro, ocasión en la que se entregan diplomas y plaquetas de reconocimiento a la obra literaria de tres autores nacionales en instalaciones de la Vicepresidencia del Estado”, informó Luis Oporto, director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Uno de los colectivos que lidera esta recordación en La Paz es el Comité Departamental de Clubes del Libro, que junto a sus 20 agrupaciones y la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa impulsan diversas actividades, desde coloquios hasta exposiciones temáticas y visitas guiadas a instituciones librescas. El Centro de Documentación en Arte y Literatura Latinoamericana (Cedoal), que financia la Fundación Simón I. Patiño, organiza una exposición de sus obras raras, antiguas y curiosas, en un acto especial que se realizará el martes 24 en las instalaciones de la institución, ubicadas en la avenida Ecuador esquina Belisario Salinas. La Biblioteca Central de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) también ofrecerá visitas guiadas al interior de ese repositorio de carácter nacional que atesora innumerables obras bolivianas e internacionales. “Aprovecho esta feliz ocasión para desear a profesionales y trabajadores, por igual, de las bibliotecas de La Paz, Bolivia y el mundo, mil felicidades en este día tan especial”. “Hago votos para que su labor se desarrolle con calidad y calidez que caracteriza al servicio, en el marco del compromiso social y el humanismo”, señala Luis Oporto. En todo el mundo, de forma paralela, también se recuerda este día, principalmente con la lectura de una obra maestra como lo es Don Quijote de la Mancha, del español Cervantes. Es el caso de Honduras, donde la Secretaría de Educación de Tegucigalpa, cuyo titular, Marlon Escoto, y el embajador de España, Luis Belzuz de los Ríos, iniciarán la lectura estudiantil en la Biblioteca Nacional. Varios hondureños también participarán mañana en la videoconferencia que, en el marco de la Lectura Continuada de El Quijote, organiza el Círculo de Bellas Artes de Madrid.
Día Mundial del Libro